Reformar para vender

El mercado inmobiliario es muy dinámico y está influenciado por una variedad de factores económicos, sociales y políticos. Cuando la economía está en auge, la demanda de viviendas suele aumentar, lo que impulsa los precios al alza. Por el contrario, durante períodos de recesión económica, la demanda puede disminuir, y esto suele llevar a una caída en los precios. Sin embargo, a largo plazo, el valor de las propiedades tiende a aumentar debido a factores como la inflación, el crecimiento de la población y el desarrollo urbano. Por lo tanto, muchos inversores ven la compra de bienes raíces como una forma segura de obtener retornos a largo plazo. Reformar para vender es una de las mejores estrategias.

Por qué reformar para vender

Los propietarios pueden aumentar el valor de sus propiedades a través de mejoras y renovaciones, lo que les permite venderlas a un precio más alto en el futuro. Esto se debe a que las propiedades en mejor estado suelen ser más atractivas para los compradores y pueden tener un valor más alto en el mercado.

Reformar para vender

Poner a la venta una propiedad en buenas condiciones puede acelerar considerablemente el proceso, ya que la mayoría de los compradores prefieren evitar la molestia de realizar reformas. También hay que tener en cuenta que la primera impresión es crucial en el mercado inmobiliario. Un hogar bien cuidado y presentado puede generar una impresión positiva desde el principio, llevarlos a valorar la casa de manera más favorable y estar dispuestos a pagar más por ella.

Si no se desea realizar reformas integrales, un lavado de cara puede ser una opción más práctica y económica. Esta tarea consiste en realizar mejoras más superficiales, como pintar, arreglar pequeños desperfectos y actualizar la decoración para hacer que la casa luzca renovada y más moderna y atractiva. Es también una estrategia muy eficaz para mejorar la apariencia de la propiedad sin realizar grandes desembolsos económicos.

Reformas que más valor aportan

Aquí tienes algunas técnicas para vender una casa gracias a una pequeña reforma que aumente su valor.

Eliminar el gotelé y pintar las paredes

El gotelé es una técnica de texturización de las paredes que fue muy popular en décadas pasadas, pero que ya ha quedado obsoleto y puede hacer que una casa luzca anticuada. Eliminar el gotelé y pintar las paredes con un acabado liso y fresco puede transformar completamente el aspecto de una vivienda. Además, esta reforma es relativamente sencilla de realizar y puede llevarse a cabo como un proyecto de bricolaje, por lo que resulta muy económica. Las paredes lisas dan a la casa un aspecto moderno y limpio y esto aumenta su atractivo para los compradores potenciales.

Cambiar el suelo

El suelo es una de las características más llamativas de una casa y puede tener un gran impacto en su apariencia general. Si el suelo actual es antiguo, está desgastado o simplemente no coincide con el estilo que se le quiere dar al inmueble, cambiarlo es la mejor opción. En el mercado hay una amplia variedad de opciones de suelo disponibles y se puede elegir entre una enorme gama de diseños y materiales, desde baldosas, piedra, laminados, sintéticos, madera, etc. Al elegir el tipo de suelo adecuado, es importante tener en cuenta factores como la durabilidad, la facilidad de limpieza y mantenimiento, así como el presupuesto disponible.

Decoración neutra

A la hora de reformar para vender, los expertos en home staging recomiendan elegir una decoración neutra y discreta, ya que cada persona tiene unos gustos decorativos diferentes. Los tonos neutros y luminosos y los espacios despejados son aspectos que agradan a un mayor número de personas. Además, cuando una casa se presenta despersonalizada, pero acogedora, los potenciales compradores pueden imaginarse en ella con más facilidad.

Reformar para vender

Más espacio de almacenaje

Aumentar el espacio de almacenaje en una casa pequeña puede ser clave para mejorar su atractivo en el mercado. ¿Cómo se puede lograr? Si vamos a reformar para vender, una buena opción es instalar altillos en espacios como baños, dormitorios o pasillos para conseguir espacio extra para la organización sin restar metros cuadrados en el suelo. También se pueden instalar armarios empotrados en los dormitorios. Requiere una pequeña obra, pero es una inversión que aumenta de inmediato el valor de un inmueble y lo hace mucho más atractivo en el mercado.

Mejorar la eficiencia energética

La eficiencia energética es un aspecto cada vez más importante para los compradores y puede ser determinante en el momento de la venta. Obtener un certificado energético con una buena calificación es un punto a favor al vender tu casa. Esto demuestra que la vivienda utiliza eficientemente la energía, y que, por lo tanto, se reducen los costos de energía para el propietario. Además, hace que la casa sea más atractiva para los compradores preocupados por el medio ambiente.

Otro aspecto interesante a incluir dentro de una reforma, es cambiar las ventanas por otras que aíslen mejor térmicamente, ya que es un aspecto clave en eficiencia energética de la casa. Las ventanas mal aisladas provocan pérdidas de calor en invierno y hace que aumente el calor en verano. Elegir ventanas de doble o triple cristal con buen aislamiento térmico puede ayudar a reducir estas pérdidas y mejorar la comodidad en el hogar. Así mismo, se pueden reemplazar las bombillas tradicionales por bombillas de bajo consumo, como las de tipo LED, y equipar la vivienda con electrodomésticos con etiquetas de eficiencia energética alta para reducir considerablemente el consumo de energía en el hogar.

Reformar para vender puede ser una inversión muy favorable, siempre y cuándo se consiga aumentar el valor de la casa y su atractivo en el mercado inmobiliario. Si necesitas asesoramiento profesional o presupuesto para tu reforma CONTACTA CON NOSOTROS y comenzaremos con tu proyecto cuanto antes.

Comparte si te ha gustado

Etiquetas